leftcenterrightdel
 Cancilleres del G7 y de la ASEAN, excepto el de Myanmar, presentes en la conferencia virtual. (Foto: VNA)

Con la estrategia de “Gran Bretaña global” que apunta a la región de Asia-Pacífico, el Reino Unido, país que asume el cargo de presidente rotatorio del G7, visionó una estrategia internacional, con la que pretende promover la conectividad entre el G7 y la ASEAN, la que se vió reflejada en la organización de esta reunión ministerial.

Un creciente papel de la ASEAN en el plano internacional

La participación de los cancilleres de la ASEAN en esta conferencia evidencia su papel cada vez más elevado en la arena internacional, tanto en términos de poder económico como de su posición geopolítica.

Las economías de la agrupación han experimentado un desarrollo dinámico y estable durante los últimos años y se prevé que la ASEAN siga siendo una de las regiones de mayor crecimiento económico del mundo en el futuro. Con una población de casi 700 millones de personas y un Producto Interno Bruto (PIB) total de más de 2 billones 500 mil millones de dólares, este es un mercado de gran tamaño y potencial.

Su posición se ha consolidado en el actual contexto de la pandemia de covid-19 puesto que satisface muy bien las necesidades de las principales economías del mundo mediante la diversificación de su cadena de suministro global, evitando una dependencia excesiva de uno o dos socios.

Por lo tanto, el papel de la agrupación del sudeste asiático, el que ha mejorado a lo largo de los años, se vuelve aún más importante en la medida en que los países comienzan a reestructurar sus cadenas estratégicas de suministro.

Otra razón de esta prioridad asignada por el G7 es la posición geopolítica de la ASEAN. En el contexto de una competencia cada vez más feroz entre Estados Unidos y China, la organización del sudeste asiático es vista como un lugar en el que ambas partes muestran su influencia. Por eso, los países del G7, con Estados Unidos y Reino Unido como miembros activos, procuran promover las relaciones con la ASEAN para servir a objetivos geopolíticos más amplios. Además, en esta reunión, Londres y Washington buscan debatir con los integrantes del bloque la creación de la alianza militar AUKUS (compuesto por Estados Unidos, Reino Unido y Australia), como preparación para su plan de equipar submarinos de propulsión nuclear a Australia, un país vecino de la agrupación regional.

Según analistas, este evento es solo el primer paso para que el G7 obtenga el apoyo de la ASEAN. Inmediatamente después de la reunión, el secretario de Estado de Estados Unidos, Anthony Blinken, realizó una visita al sudeste asiático y se prevé que, a principios de 2022, el presidente norteamericano Joe Biden invite a los líderes del referido bloque a participar en una cumbre en su país. Estos son signos que muestran el papel cada vez más importante de la ASEAN para las políticas de los países del G7.  

Acuerdos prácticos

El G7 representa actualmente alrededor del 50% del PIB mundial. Entre sus países miembros, Japón ha sido un socio estratégico importante de la mayoría de las naciones integrantes de la ASEAN durante muchos años. Por lo tanto, ambos bloques tienen muchas oportunidades para ampliar la conectividad y la cooperación, como la diversificación de cadenas de suministro estratégicas y el desarrollo de la infraestructura.

En la Cumbre del G7 en junio de 2021 en el Reino Unido, este grupo anunció la estrategia “Reconstruir un mundo mejor” (conocida también como B3W), en la cual se destinarán alrededor de 40 billones de dólares durante los próximos años para apoyar proyectos de infraestructura, tecnología y gobernanza hacia la sostenibilidad, el respeto al medio ambiente y la transparencia financiera.

De hecho, el plan B3W parece beneficiar a la ASEAN porque la mayoría de sus miembros son países en desarrollo y que necesitan fuentes de capital, tecnología y habilidades de gestión avanzadas de los estados del G7. Por lo tanto, la cooperación bilateral podría centrarse en la construcción de infraestructura, la inversión, las finanzas y las energías limpias y renovables, ámbitos para asegurar que los países de la ASEAN cumplan con seriedad sus compromisos sobre la reducción de las emisiones de carbono.

Otro contenido prioritario sometido a debate en la conferencia ministerial entre el G7 y la ASEAN constituye su cooperación en materia de salud pública y la lucha contra la pandemia de covid-19. Además de suministrar vacunas anticoronavirus, los países del G7 se comprometieron a acelerar la transferencia de la tecnología de producción de fármacos a los de la ASEAN, y al mismo tiempo, establecer centros de producción de vacunas en el sudeste asiático y promover la cooperación entre los centros para el control y la prevención de enfermedades.

Las partes abogaron también por realizar más inversiones en nuevas tecnologías e innovaciones para impulsar la recuperación y el crecimiento, desarrollar la economía digital, la economía verde y responder de manera eficaz al cambio climático.

Llamaron además a intensificar los esfuerzos para mantener la paz, la estabilidad, la seguridad y la libertad de navegación y el sobrevuelo en el Mar del Este, y a apoyar el diálogo y el fomento de la confianza, la autocontención y la solución de controversias por medios pacíficos, sobre la base de las leyes internacionales, incluida la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (UNCLOS) de 1982.

En definitiva, con los acuerdos recién alcanzados en esta reunión ministerial y sus diversos recursos, la cooperación entre el G7 y la ASEAN será cada vez más estrecha, presentando perspectivas positivas para el futuro./.


VOV