leftcenterrightdel
 El atleta de 23 años Felisberto de Deus (c) tomado de la mano y corriendo junto con los ganadores de medallas de oro y bronce vietnamitas Nguyen Van Lai y Le Van Thao. (Foto: VOV)

Felisberto de Deus, luego de terminar segundo en el evento de 10 000 metros masculino, ondeó una pequeña bandera vietnamita mientras se envolvía en la bandera de su tierra natal para celebrar su logro.

El momento del atleta de 23 años tomado de la mano y corriendo junto con los ganadores de medallas de oro y bronce vietnamitas Nguyen Van Lai y Le Van Thao, respectivamente, se considera la imagen más impresionante para los aficionados vietnamitas y del sudeste asiático en el evento deportivo, ya que fue la sorprendente demostración del eslogan de SEA Games 31: Por un Sudeste Asiático más fuerte.

leftcenterrightdel
Felisberto De Deus y la entrenadora Odete Belo ganaron dos históricas medallas de plata del atletismo de Timor Oriental en los SEA Games 31. (Foto: VOV)

Evento organizado en Hanói destaca la deportividad

Aunque el emocionante ambiente del evento ha pasado, el joven poseedor del récord no pudo ocultar su orgullo y felicidad al competir con Lai, su rival vietnamita de 35 años en los SEA Games 30 celebrados en Filipinas y la persona a quien él siempre admira y de quien se inspira en su carrera. 

“Estoy feliz cuando compito con él y terminé detrás de él en los Juegos”, dijo. “Realmente admiro a Lai. Es un atleta fuerte y obtuvo grandes logros en muchos eventos deportivos regionales. Me inspira a hacerlo mejor y luchar por los objetivos más altos en la pista”.

Lai y otro corredor vietnamita, que ha competido con él en algunos eventos regionales, son sus influenciadores más importantes. “Son mi segunda familia”, agregó. “Los atletas vietnamitas hacen que me enamore de Vietnam y que sienta ganas de visitar el país”. 

Felisberto recordó el victorioso momento y dijo que al ondear la bandera vietnamita quería celebrar el momento con sus dos atletas vietnamitas y agradecer al país anfitrión por organizar unos juegos tan exitosos, donde hizo que sucediera un milagro. Felisberto dijo que los espectadores vietnamitas en el estadio My Dinh aplaudieron, vitorearon, luego muchos pidieron tomarse fotos e incluso lloraron con él, lo que lo emocionó mucho. 

Especialmente, se conmovió cuando Lai le dio el centro del podio para tomar fotos de recuerdo en el estadio My Dinh. La deportividad sin distancias geográficas, nacionales y étnicas encendió una fuerte amistad en los juegos.

“Esta es la primera vez que muchos vietnamitas me saludan. Me hicieron sentir como si estuviera participando en una competición en mi país de origen. ¡Me encanta Hanói! ¡Amo Vietnam!" subrayó.

leftcenterrightdel
 Felisberto De Deus y el público vietnamita. (Foto: VOV)

La amable y afectuosa gente de Hanói

Nacido en una familia campesina numerosa en un pueblo pobre, Felisberto comenzó a formar parte de la delegación deportiva nacional cuando tenía 16 años. Ha trabajado muy duro en condiciones extremas durante años. Para la preparación de los SEA Games 31 en el contexto del brote de COVID-19, él y sus compañeros de equipo no tuvieron muchas oportunidades para entrenar metódicamente, debido a las reglas de distanciamiento social.

Sin embargo, al aterrizar en el aeropuerto de Hanói para los SEA Games 31, se sintió inmerso en el ambiente festivo y lleno del espíritu deportivo de la capital.

“Hanói y Vietnam lo han hecho muy bien en la organización de los juegos. Recibimos el mejor apoyo de los voluntarios de la capital y los comités organizadores en los lugares donde fuimos”, declaró.

Felisberto afirmó que estaba agradecido de que una voluntaria lo ayudara a encontrar una bandera de Timor Oriental para celebrar cuando terminó la carrera masculina de 10 000 metros. “Lloré porque me sentí amado por la gente del país anfitrión durante los Juegos”.

En este su primer viaje a Hanói, el joven corredor dijo que estaba impresionado con la hermosa ciudad, con muchos árboles y comida deliciosa. “Me encanta pasear por las calles de Hang Gai y Hang Dao y ver las tiendas que venden una variedad de productos, especialmente las banderas rojas vietnamitas”.

“La gente de Hanói, en particular, es extremadamente agradable y amable. Todos me hacen sentir como en casa. Si es posible, definitivamente traeré a mi familia de regreso a Hanói para viajar”, concluyó Felisberto.

PCV (Fuente: VOV)