Con el lema “Soluciones para una economía marítima sostenible y resiliente”, el evento debatió las medidas encaminadas a promover y utilizar de manera sostenible los recursos marinos, así como los principales desafíos de la crisis sanitaria derivada de la pandemia de covid-19, el cambio climático y la contaminación ambiental, especialmente la ocasionada por la acumulación de plásticos en los océanos. Durante la conferencia se identificaron además diversos planes de acción orientados a proteger los ecosistemas marinos, recuperar la economía marítima, y aumentar la resiliencia de las comunidades y los países vulnerables.

leftcenterrightdel
 El viceprimer ministro vietnamita, Le Van Thanh interviene en la reunión. (Foto: qdnd.vn)

Los oradores también intercambiaron experiencias y resultados de investigación para desarrollar una economía marítima de forma exitosa y sostenible, y al mismo tiempo desarrollar estrategias y tomar acciones para responder al cambio climático. Para Vietnam, esta conferencia fue un foro que ayudó a movilizar la cooperación internacional al respecto.

El desarrollo de la economía marítima, clave para la prosperidad de Vietnam

Como uno de los países que más sufre las consecuencias de los desastres naturales, y que experimenta de primera mano los crecientes riesgos derivados del cambio climático, Vietnam es muy consciente de los desafíos que enfrenta, y siempre está a la vanguardia en la lucha contra los efectos de la variación global del clima. A la par, ha realizado un fuerte compromiso con la comunidad internacional hacia una economía azul sostenible.

Durante esta conferencia, Vietnam y los representantes de la comunidad internacional asumieron cinco compromisos para promover ese objetivo, por lo que formularon políticas y marcos legales favorables para la construcción de una economía marítima sostenible y resistente al cambio climático, y el establecimiento de un sistema integral de base de datos administrado por las Naciones Unidas sobre los impactos multidimensionales de la variación del clima, el aumento del nivel del mar y el nivel de contaminación por los desechos plásticos. Otras políticas elaboradas en este evento estuvieron relacionadas a abordar los desafíos y los riesgos de seguridad, a través de la promoción y construcción de mecanismos de cooperación regionales y globales más prácticos y efectivos.

Otros aspectos destacados fueron los relacionados a la necesidad de acelerar la recuperación de la economía marítima después del covid-19, y mejorar la resiliencia de los países y las comunidades vulnerables en este ámbito, al mismo tiempo que se fomente la inversión, la investigación y la transferencia de tecnología, aumentando la conciencia comunitaria, e invitando a una amplia participación a todas las partes interesadas en la toma de decisiones y políticas sobre el desarrollo de la economía marítima sostenible. Al intervenir en la cita, el viceprimer ministro vietnamita, Le Van Thanh, destacó la importancia de la cooperación internacional para responder a los desafíos marítimos, señalando: “La gestión sostenible de los recursos y la implementación de actividades en las aguas como la acuicultura, la pesca, el transporte marítimo, el turismo marino y costero y el desarrollo energético deben basarse en las tecnologías marítimas y la cooperación y el apoyo mutuo de la comunidad internacional. Los países desarrollados deben ofrecer asistencia financiera y transferencia tecnológica, mientras las naciones en desarrollo asimilan las tecnologías innovadoras y avanzadas para resolver junto este problema a nivel global”.

Decididos a actuar por un océano azul

Según estadísticas aportadas por las autoridades, Vietnam tiene más de 70 millones de habitantes (alrededor del 72% del total de su población) que viven en 28 provincias y ciudades costeras, en el delta del rio Mekong y el del río Rojo. Mientras, el 83% de la producción nacional de arroz también se concentra en las tierras bajas y las llanuras costeras, las cuales son consideradas como las que tienen el desarrollo más dinámico del país. Sin embargo, muchas de estas zonas litorales a lo largo del país se están hundiendo a un ritmo muy superior al del aumento del nivel del mar, debido tanto a causas naturales como humanas. Esto ha provocado que el sistema de infraestructura urbana enfrente una gran presión. Por ende, los riesgos de seguridad relacionados con el clima también son un tema que preocupa mucho a las autoridades competentes del país. Como solución a este desafío, Vietnam busca desarrollar la economía marítima sostenible, y desea estrechar la cooperación con la comunidad internacional en este sentido. El viceministro de Recursos Naturales y Medio Ambiente, Le Minh Ngan, dijo lo siguiente: “Vietnam siempre demuestra su responsabilidad como miembro activo de la comunidad internacional, y está listo para cooperar con otros países y socios, y compartir conocimientos científicos, recursos e iniciativas de gestión integrada, para poder así lograr una economía azul sostenible y resistente al clima”.

Vietnam es muy consciente de la trascendencia y los beneficios que aporta el desarrollo a largo plazo, lo cual permite una mejor respuesta al cambio climático, y garantiza el sustento de sus habitantes; estas aspiraciones de desarrollar una economía marítima sostenible son respaldadas por los compromisos nacionales en la protección de mares y océanos. Por lo tanto, Hanói se esforzará por cooperar con otras naciones y con la comunidad internacional, para hacer frente a los desafíos globales y lograr el objetivo de un mar limpio y verde. Los importantes resultados de esta conferencia internacional, sobre la economía oceánica sostenible y la adaptación al cambio climático, contribuirán a fortalecer la conectividad y la cooperación entre los países y las regiones, y permitirá unir esfuerzos para salvar los océanos y proteger el futuro de toda la humanidad.

Fuente: VOV