Pasados once años de la implantación del programa de renovación rural, 78 de las 85 comunas de la provincia de Tra Vinh han recibido la ayuda con éxito. En 2021, la tasa de pobreza disminuyó un 0,8%, especialmente en los hogares jemeres, cuya presente caída es del 1,71%, menos del 1,5% en comparación con el año pasado.

leftcenterrightdel
 Un campo de arroz en la comuna de Ngoc Bien ha sido convertido para el cultivo de maíz. (Foto: VOV)

Pongamos rumbo ahora a Ngoc Bien, una comuna anexa al distrito de Tra Cu, donde más del 81% de su población es etnia jemer. Con tal de acogerse a la nueva ruralidad, sus habitantes han decidido renovar sus tierras cultivables de arroz para plantar maíz, judías verdes, maní y pimientos. De tal manera, cada hectárea aporta así entre 40 y 50 millones de dongs por una (valorada entre 1.760 a 2.201 dólares), es decir, dos o tres veces más que antes. Thach Chen, un vecino ha dicho: “La nueva ruralidad nos ha permitido modernizar las infraestructuras viales y mejorar nuestras condiciones productivas. Antes, los precios eran muy fluctuantes. Ahora que se han firmado contratos con diferentes empresas, se han estabilizado”.

A lo largo de los años, los jemeres de la comuna de Ngoc Bien han optado por el cultivo rotatorio para aumentar la productividad y el rendimiento de sus tierras. Por su parte, las autoridades municipales pretenden rescatar a los más necesitados. Les proponen dedicarse a la agricultura intensiva. Si antes los hogares pobres representaban más del 30% de los habitantes del municipio, hoy son sólo el 2%. Para Huynh Van Truong, secretario del comité del Partido de la comuna, estos avances han sido posibles gracias a la implantación de la nueva ruralidad.

Tenemos planes de apoyo a la economía familiar en función de sus respectivas necesidades. Estamos a favor de facilitar créditos para que puedan desarrollar la producción y salir de la pobreza de manera sostenible. Pero, el objetivo también es cumplir con los requisitos de la nueva ruralidad”.

En Tan Hung, una comuna adjunta al distrito de Tieu Can, los cambios son visibles, particularmente en su red de comunicación. Todos los caminos que conducen a los poblados están pavimentados y flanqueados por casas confortables de frondosos huertos. En la aldea de Trung Tien, los agricultores trabajan sin descanso, y cumplen con las normas de prevención sanitaria. Las autoridades locales han hecho todo lo posible para facilitar la circulación y venta de productos. Las obras de irrigación y la red de comunicaciones continúan siendo modernizadas y ampliadas, para satisfacción de los vecinos, incluida Lam Thi Tha quien señaló: “Nuestra calidad de vida ha mejorado significativamente. Se ha modernizado la infraestructura vial, lo que facilita mucho el tránsito y el comercio”.

En 2020, Tan Hung fue distinguida como comuna de “nuevo campo” y ahora aspira a convertirse en una localidad “ejemplar” reduciendo la tasa de pobreza a cero en 2025.

Definitivamente, los beneficios del programa de construcción del nuevo campo serán la piedra angular que permita que los compatriotas jemeres de Tra Vinh superen sus dificultades.