leftcenterrightdel
 Fuente: vtc.vn

Según la tradición, se cree que el primer huésped que entra en la casa después de la medianoche de la víspera del Año Nuevo Lunar influye en la fortuna de la familia durante todo el año. 

Muchas familias piden a algún amigo cercano o familiar que lleve a cabo esta misión de Año Nuevo.

Para asegurar la buena suerte de la casa, normalmente se requiere que el “primer pie” seleccionado tenga signos zodiacales compatibles con el anfitrión. Él o ella también debe tener éxito y estar contento con la vida.

El invitado suele visitar la casa en la mañana del primer día del Año Nuevo Lunar, trayendo consigo pequeños obsequios para la familia, incluido dinero de la suerte en sobres rojos para los niños. Saluda a cada miembro, deseándoles longevidad a los mayores, a los hombres de negocios prosperidad y éxito a los niños con buenos logros académicos.

El anfitrión recibe generosamente al invitado especial y ofrece los mejores obsequios de Año Nuevo de la familia, vino o té.

El “primer pie” (la persona que entra primero en la casa) normalmente sale y vuelve a su casa después de la medianoche con una rama primaveral, que representa bendiciones durante todo el año.

Debido a esta creencia, los vietnamitas solían evitar visitarse la primera mañana después de la víspera de Año Nuevo.

El cambio más notable en la antigua tradición es que cada vez más personas han comenzado a pensar en él como una delicia de Año Nuevo, en lugar de una visión de la fortuna futura.

PCV (Fuente: vtc.vn)