leftcenterrightdel
 Soldados detonan una bomba. (Foto: VNA)

A continuación, se presenta el texto completo de un artículo escrito por Han-Deog Cho, director de País de KOICA en Vietnam, y Caitlin Wiesen, Representante Residente del PNUD en Vietnam, con motivo del Día Internacional de Concienciación sobre las Minas y Asistencia en la Acción contra las Minas (4 de abril), con el lema para 2022 “Tierra segura, pasos seguros, hogar seguro”.

En las bulliciosas calles de las ciudades modernas de Vietnam, puede parecer que la guerra está tan lejana que ni siquiera se registra como un recuerdo.

Ahora que se levantan las restricciones por la COVID-19, en las cafeterías vuelven a sonar risas, las calles bullen de autos y motos. Es otro país diferente al de hace cincuenta años.

Pero si se viaja unos cientos de kilómetros por la carretera, en muchas provincias centrales, el tiempo no ha pasado tan rápido.

La guerra terminó hace mucho tiempo, pero continúa causando estragos y las cicatrices se pueden ver en algunas de las estrechas calles de los pueblos. Las minas terrestres y los artefactos explosivos sin detonar continúan afectando a las vidas y los medios de subsistencia de la comunidad, una realidad devastadora para las personas que viven en las zonas rurales de Vietnam. Además, está retrasando un mayor desarrollo en grandes áreas rurales.

El Gobierno de Vietnam estima que el 18% de la superficie terrestre del país aún está contaminada con restos explosivos de guerra. Los accidentes siguen siendo una realidad en las comunidades rurales a pesar de décadas de limpieza de minas terrestres y artefactos explosivos sin detonar. El Gobierno de Vietnam está comprometido con el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), asegurando que nadie se quede atrás y recientemente, el primer ministro Pham Minh Chinh anunció el objetivo de no más accidentes debido a minas y artefactos explosivos sin detonar para 2025.

Esto significa poner fin a la pérdida de vidas y a las amputaciones de extremidades a causa de este legado mortal y liberar tierras previamente contaminadas por artefactos explosivos para que sean seguras para un uso productivo por parte de las comunidades locales.

Es nuestra ambición compartida que sigamos enfocándonos en la última milla y dirigiendo nuestras energías para eliminar el impacto de las municiones y las minas terrestres sin detonar, poniendo fin por completo a las víctimas civiles para 2030.

Con el objetivo de abordar la contaminación por artefactos explosivos en el país, un plan de acción nacional, conocido como Programa 504, lleva en marcha desde 2010. En el evento de revisión de mitad de período del Programa el 17 de febrero de 2022, el primer ministro Pham Minh Chinh elogió el éxito de la iniciativa y presentó un plan de seis puntos para la fase final del programa para el período 2021-2025.

La KOICA y el PNUD están comprometidos a apoyar al Gobierno en la consecución de este objetivo. Así, la asociación tripartita ha completado con éxito la fase 1 del Programa de Acción contra las Minas de la República de Corea y Vietnam (KVMAP) y que arroja como resultado el estudio topográfico y la limpieza de 17 000 hectáreas de tierra, allanando el camino para construir medios de vida sostenibles para las personas en las provincias de Quang Binh y Binh Dinh, lo que ha ayudado a mejorar la resiliencia de 450 000 personas a través de la educación sobre los riesgos que entrañan estos artefactos y brindado apoyo a 1000 víctimas de los artefactos explosivos sin detonar.

Nuestra asociación especial ha mostrado tres lecciones aprendidas que podrían ayudar a Vietnam a profundizar aún más en el Programa 504. En primer lugar, la gestión de la información es clave para una inspección y autorización efectivas; (ii) La digitalización del registro es crucial para atender las necesidades de las víctimas; y (iii) Los jóvenes que nacieron después de las guerras pueden ofrecer muchas formas creativas para transmitir mensajes sobre el riesgo que provocan las minas, a fin de protegerse a sí mismos, a sus familias y a otros niños.

También es importante resaltar que el programa de acción contra las minas de Vietnam está experimentando un desarrollo político significativo, siguiendo el Decreto No. 18 y la Circular No. 195. De hecho, la adopción de estas normas da un mandato, define roles y responsabilidades claros y ha establecido una base legal para la revisión de determinada normativa a nivel nacional.

Sobre la base del éxito de la fase 1, la KOICA a través del PNUD apoyará a tres provincias centrales para proteger a la población local del riesgo múltiple de las bombas y minas sin detonar, los efectos del clima y la protección de la salud, asegurando así un sustento seguro.

leftcenterrightdel
Una bomba remanente después de la guerra. (Foto: VNA) 

En marzo de 2022, la KOICA y el PNUD firmaron una nueva extensión de esta iniciativa proporcionando 25 millones de dólares durante un período de cinco años hasta 2026 para continuar apoyando al Gobierno de Vietnam en sus esfuerzos por lograr cero víctimas por artefactos explosivos y promover la recuperación socioeconómica en comunidades rurales en Thua Thien-Hue, Quang Ngai y Binh Dinh. 

La KOICA y el PNUD esperan trabajar con KVMAC y las tres provincias para lograr estos importantes y ambiciosos objetivos del proyecto: Inspección y limpieza de 15 000 hectáreas en tres provincias; con la creación y actualización de la base de datos del sistema de registro de víctimas desarrollado en la primera fase, se brindarán servicios de salud más especializados a las víctimas de los explosivos remanentes en la segunda fase; la educación sobre los riesgos causados no solo por este mal sino también por otros desastres/problemas climáticos se brindará de manera integral a las personas en las áreas seleccionadas.

Además, se apoyará a 10 500 agricultores en las áreas objetivo para que apliquen una agricultura resiliente y adaptada al devenir del cambio climático como medio de vida, se construirán o mejorarán 400 casas resistentes a inundaciones y tormentas, y 50 estaciones de salud comunales para las personas en la segunda fase.

Estos resultados ayudarán a garantizar que las personas y las comunidades de las tres provincias se vuelvan más protegidas y resistentes mientras enfrentan múltiples riesgos provocados por bombas y minas y el clima, lo que repercutirá en la salud en sus vidas hoy en día.

Hoy es el Día Internacional para la Concienciación sobre las Minas y la Asistencia en la Acción contra las Minas y el lema para 2022 es "Tierra segura, pasos seguros, hogar seguro". 

En la sesión de apertura que celebra este día en la Sede de las Naciones Unidas en Nueva York el 4 de abril de 2022, intervendrá el Representante Permanente de Vietnam ante las Naciones Unidas, seguido de un video sobre la acción contra las minas en Vietnam, destacando el progreso hacia nuestro ambicioso objetivo de cero víctimas debido a artefactos explosivos sin detonar para 2025.

El año 2022 también marca 30 años de relaciones diplomáticas entre Vietnam y la República de Corea y 45 años desde el ingreso de Vietnam a las Naciones Unidas. En este momento histórico, nos complace que la asociación tripartita del Gobierno de Vietnam, la KOICA y el PNUD esté haciendo contribuciones significativas para construir aldeas más seguras, verdes, prósperas y sólidas en todo el país.

Nuestro objetivo no es solo despejar la tierra de los artefactos explosivos de la guerra, sino también garantizar que la tierra despejada se integre con los esfuerzos que apoyan los planes de desarrollo rural y, por lo tanto, promuevan comunidades pacíficas y sostenibles que sean seguras para los habitantes y que prosperen.

PCV (Fuente: VNA)