leftcenterrightdel
El presidente de Vietnam, Nguyen Xuan Phuc (i), y su homólogo de Rusia, Vladimir Putin. (Foto: VNA) 

El documento orienta el desarrollo de las relaciones binacionales en diversos sectores en bien de sus pueblos y en contribución a la paz, seguridad y desarrollo sostenible de la región y del mundo.

Ambas partes acuerdan fortalecer los vínculos binacionales, sobre la base de la igualdad soberana, integridad territorial y autodeterminación nacional, sin intervención en los asuntos internos, ni uso o amenaza de utilizar la fuerza, así como la solución pacífica de las disputas, de conformidad con otras disposiciones de la Carta de las Naciones Unidas y el derecho internacional.

Se comprometen a no aliarse o colaborar con un tercero en acciones que puedan perjudicar la independencia, soberanía e integridad territorial, así como los intereses básicos del otro. Afirman la determinación de cooperar estrechamente en todos los ámbitos, tanto en el marco bilateral como en el multilateral.

Por otro lado, consideran la cooperación económica como un pilar importante de su asociación estratégica integral, y reafirman la determinación de fortalecer la cooperación bilateral en materia de importación y exportación de bienes, y en la energía eléctrica, industria, minería, alta tecnología, así como en los ámbitos de transporte, desarrollo urbano, vivienda, infraestructura técnica urbana, agricultura, y silvicultura. También abogan por una mayor colaboración en materia de educación-formación y ciencia-tecnología, cultura, intercambio pueblo a pueblo, medicina y farmacia.

Ambas partes están dispuestas a contribuir a los esfuerzos comunes para responder a los desafíos de seguridad convencionales y por vías no tradicionales. Afirman su apoyo al multilateralismo en las relaciones internacionales y a la coordinación para garantizar la seguridad y la libertad de navegación, sobrevuelo y actividades comerciales sin obstáculos. Al mismo tiempo, respaldan la solución de controversias por medios pacíficos de conformidad con los principios y estándares comunes del derecho internacional.

Hanói y Moscú respaldan la implementación plena y efectiva de la Declaración sobre el Comportamiento de las Partes Concernientes en el Mar del Este firmada en 2002, y acogen con satisfacción los primeros esfuerzos para adoptar un Código de Conducta al respecto.

Las dos naciones coinciden en continuar profundizando la asociación estratégica entre la Asociación de las Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) y Rusia, a través del despliegue efectivo del Plan de Acción integral para implementar la Asociación Estratégica Rusia-ASEAN en el período 2021-2025, además de cooperar estrechamente en foros regionales e interregionales.

PCV (Fuente: VNA)