leftcenterrightdel
Vo Thi Minh Chau, una joven que tuvo el honor de reunirse con l presidente Ho Chi Minh en la visita a su ciudad natal, el 9 de diciembre de 1961. (Foto: tuyengiao.vn) 

En toda su vida, Ho Chi Minh con varios nombres, Nguyen Sinh Cung como nombre de nacimiento, Nguyen Tat Thanh y Nguyen Ai Quoc durante la juventud y en el tiempo que estaba en el extranjero. Finalmente, eligió uno que utilizó hasta su fallecimiento, Ho Chi Minh, o cariñosamente llamado Tío Ho.

Desde que nació, el 19 de mayo de 1890, hasta que partió de su pueblo natal, la comuna de Kim Lien, distrito de Nam Dan, Nghe An, el niño Nguyen Sinh Cung celebró el Tet durante cinco años.

A fines de 1895, Nguyen Sinh Cung acompañó a su madre a Hue en el pueblo de Duong No, distrito de Phu Vang donde celebró la primavera y el Tet en 1896 en el mismo. En 1901, su madre falleció mientras se disponía a recibir el Año Nuevo (año del Buey). En los años siguientes, Nguyen Sinh Cung regresó a Nghe An y luego regresó a la capital Hue.

En la primavera de 1911, después de trabajar un tiempo como profesor en la escuela Duc Thanh, ciudad de Phan Thiet (ahora provincia de Binh Thuan), el profesor Nguyen Tat Thanh se enroló como cocinero en el barco Admiral Latouche-Treville y luego abandonó el puerto de Nha Rong en la otrora ciudad de Saigón, con la idea de buscar el camino para la liberación de su pueblo. (5 de junio de 1911).

En la primavera de 1912, el marinero Nguyen Tat Thanh celebró el primer Tet lejos de su tierra natal en los Estados Unidos. En 1914, Nguyen Tat Thanh marchó a Londres y pasó allí la Nochevieja durante 4 años consecutivos.

A fines de 1917, Nguyen Tat Thanh regresó a Francia. Desde la primavera de 1918 a 1923, Nguyen Tat Thanh celebró el Tet en París. Durante esos años, bajo el nombre de Nguyen Ai Quoc, él y un grupo de patriotas vietnamitas presentaron una reclamación con ocho puntos a la Conferencia de Versalles (junio de 1919). En la primavera de 1921, asistió al 18.º Congreso Nacional del Partido Socialista Francés en Tours (diciembre de 1920) como delegado de Indochina y apoyó las tesis de Lenin sobre el colonialismo. Durante los preparativos de la primavera de 1922, asistió al primer Congreso Nacional del Partido Comunista Francés en Marsella, al mismo tiempo preparaba la publicación del periódico Le Paria – la voz de la Unión Colonial.

leftcenterrightdel
Nguyen Ai Quoc en el 18.º Congreso del Partido Socialista Francés en Tous, Francia, diciembre de 1920. Foto: Documentación 

A principios de la primavera de 1923, en sus escritos para movilizar a la gente a comprar el periódico Le Paria, Nguyen Ai Quoc señaló: "Solo el comunismo puede salvar a la humanidad y sin distinción de raza y origen, llevarla a todos a la libertad, la igualdad, la fraternidad, la solidaridad, el bienestar en la tierra, el trabajo para todos, la alegría, la paz, la felicidad. En fin, una república verdadera para el mundo”. Convocó a “Todos los pueblos a levantarse en torno a la bandera roja para conquistar el mundo” y finalizó con el lema “Unámonos los trabajadores de todos los países”. Celebró el Año Nuevo Lunar de 1923 en la sede del periódico y consiguió la cuota de diez francos por persona para el Tet. Esta es su última primavera en Francia, la primavera que crea una gran premisa para el rumbo de la revolución vietnamita.

Al llegar a la patria de la Revolución de Octubre, mientras estudiaba la teoría marxista-leninista y trabajaba, Nguyen Ai Quoc señaló que la tendencia inevitable del pueblo vietnamita y de los pueblos coloniales oprimidos del mundo era luchar por la independencia nacional y alcanzar el socialismo. Afirmó: “Solo el socialismo y el comunismo pueden liberar de la esclavitud a los pueblos y trabajadores oprimidos del mundo”.

El 21 de enero de 1924, mientras estudiaba en la Universidad Comunista de los Trabajadores de Oriente de la Internacional Comunista en Moscú, al enterarse de la noticia de la muerte de Lenin, Nguyen Ai Quoc y varios estudiantes de la Universidad asistieron al funeral organizado por el Partido Comunista de la Unión Soviética. Nunca se cumplió el gran deseo suyo de conocer a Lenin cuando estuvo en Rusia. El 5.º Congreso de la Internacional Comunista se inauguró el 17 de junio de 1924 en la Ópera de Moscú sin la asistencia de V. I. Lenin, el líder del proletariado mundial, el fundador de la Internacional Comunista, que promovía la liberación de los trabajadores en los cinco continentes.

Años más tarde, confesó que su tiempo en Rusia fue uno de los momentos más felices de su vida. Aun así, entendió que debía regresar a su tierra natal para hacer realidad su sueño de un Vietnam independiente y libre. “Desde que era niño e incluso como adulto, nunca había experimentado una sensación de libertad, alegría y felicidad ilimitadas como la que experimenté en Moscú. Y de todos modos, todavía cuento los días antes del Congreso de la Internacional Comunista, para que, apenas finalice, pueda emprender inmediatamente el camino y comenzar mi verdadera carrera revolucionaria”.

A finales de 1924, Nguyen Ai Quoc regresó a Guangzhou (China). Entre 1925 y 1927, impartió clases políticas y cursos de formación en la calle Van Minh (Guangzhou) bajo el seudónimo de Vuong, escribió una serie de obras revolucionarias como: "Lenin y los pueblos colonizados”, "Lenin y el Oriente", "Campesinos chinos", "Camino al destino de la revolución – Duong Kach menh", etc.

En la primavera de 1928, Nguyen Ai Quoc viajó a Berlín (Alemania), desde allí escribió una carta a los líderes de la Internacional Campesina en Moscú. En 1929, celebró el Tet en Udon Thani (Tailandia) donde pudo celebrar la primera primavera desde que dejó el país en el cálido afecto y gratitud de nuestros compatriotas residentes en Tailandia.

En la primavera de 1930, regresó a China como representante de la Internacional Comunista para presidir el establecimiento del Partido Comunista de Vietnam en Hong Kong (China). En la atmósfera de la primavera de 1930, organizó una recepción humilde pero muy copiosa de Año Nuevo Lunar para celebrar el nacimiento del Partido Comunista de Vietnam. Esta es una de las primaveras más felices del Tío Ho, la que marcó momento importante en la historia de la nación. Nuestro Partido nació en aquella primavera y con el tiempo, el Partido trajera hermosas y felices primaveras a la nación.

En la primavera de 1941, siendo el 28 de enero (segundo día del Año Nuevo Lunar), exactamente 30 años después de dejar el puerto de Nha Rong (Saigón), Nguyen Ai Quoc regresó a su tierra natal a través de la frontera entre Vietnam y China por la comuna de Truong Ha, distrito de Ha Quang, provincia de Cao Bang. Se albergó en las cuevas de Pac Bo, y comenzó a dirigir el Partido y la revolución vietnamita en la guerra de resistencia por la liberación nacional, recibiendo protección, cuidado y afecto de las minorías étnicas. A su regreso, después de 30 largos años de viaje por tierras extranjeras, la Patria lo recibió con toda su alma. Fue una primavera muy especial que la historia asocia a Ho Chi Minh con el Partido, la Patria y el pueblo para cumplir la misión asignada por la nación. ¿Acaso es ese su destino?

El Tío Ho o Ho Chi Minh y el Partido organizaron la VIII Conferencia Central, del 15 al 19 de mayo de 1941, decidiendo el camino de la revolución, anteponiendo la tarea de liberación nacional, dirigiendo las estrategias, preparando fuerzas para la lucha, hacia la exitosa Revolución de Agosto en 1945.

Cuando el país se independizó, en la Declaración de Independencia se afirma que "Vietnam tiene derecho a disfrutar de la libertad y la independencia, y de hecho ya es un país libre e independiente. Todo el pueblo vietnamita está determinado a poner todo su espíritu, fuerza, vida y riqueza para defender esa libertad e independencia". Con esta afirmación, Ho Chi Minh declaró al mundo entero el derecho a la independencia nacional, la unificación nacional y el derecho del pueblo a la autodeterminación del pueblo vietnamita. En el cual, la independencia, la soberanía nacional y la integridad territorial son tanto la condición decisiva para traer las primaveras al pueblo.

Cinco años después de que Nguyen Ai Quoc volviera al país, todo el pueblo vietnamita logró el primer Día de la Independencia: el Año Nuevo 1946, momento que a través de su poema “Felicitación al Diario Nacional” como:

“Este Año Nuevo es el verdadero Año Nuevo de nuestro pueblo,

Unas palabras de bienvenida al Diario Nacional.

Independencia llena de tres copas de vino,

Libertad tiñe de amarillo rojo un bosque de flores.

Bienvenido a casa a la primavera democrática,

Todo el país está contento con la república.

Nos deseamos, luego nos acordamos de desear,

A soldados en la distancia".

El primer día del Año Nuevo Lunar de 1946 (año del Perro según el calendario chino), la revista Salvación Nacional publicó una carta de saludo de Año Nuevo del presidente Ho Chi Minh que decía:

“En el Año Nuevo del Perro

Todo está avanzando.

La construcción nacional cumple exitosa y rápidamente,

La resistencia pronto ganará”.

Así que, después de 23 años de partir de Francia, desde la primavera de 1923 (año del Cerdo), hasta la primavera de 1946 (año de la Serpiente), Tío Ho y nuestros compatriotas tuvieron un verdadero Tet: el Tet de la Libertad, Año Nuevo de la Democracia, Día de la República. Aunque el camino aún es largo y espinoso, pero en su creencia, la nueva primavera de la Democracia - Independencia - Libertad seguramente dará frutos felices.

En el transcurso de nueve primaveras en la guerra de resistencia contra los invasores colonialistas franceses, con la determinación de "No perder definitivamente a la nación, ni someterse a la esclavitud, aunque se debe sacrificar todo ", y el espíritu de "la Patria primero", todo el pueblo vietnamita, bajo el liderazgo del Partido y el presidente Ho Chi Minh, luchó valientemente para derrotar las estrategias militares del enemigo, alcanzando la gloriosa victoria de Dien Bien Phu que sacudió al mundo y que abrió una nueva era de la independencia nacional junto al socialismo.

Primavera tras primavera, la legendaria guerra de resistencia contra los EE. UU. para salvar el país dirigida por el Partido y el Tío Ho, duró más de 20 años, pero a través de muchas dificultades y sacrificios, se liberó completamente al Sur y se recuperó la tierra. Esa victoria en primavera de 1975 demostró la aspiración de independencia, libertad, reunificación nacional y socialismo del pueblo vietnamita tal como lo predijo el presidente de República Socialista de Vietnam, Ho Chi Minh.

Consistentemente, aplicando y desarrollando creativamente el marxismo-leninismo y el pensamiento de Ho Chi Minh, firmemente con la renovación (Doi Moi) y el objetivo de la independencia nacional tanto como el socialismo, después de más de 35 años del proceso Doi Moi, Vietnam ha alcanzado grandes logros de importancia histórica. La vívida realidad de la causa de la renovación es una prueba elocuente de la verdad: "Hacia el socialismo es la aspiración de nuestro pueblo, la elección correcta del Partido Comunista de Vietnam y el presidente Ho Chi Minh, de acuerdo con la tendencia de desarrollo de historia".

leftcenterrightdel
El presidente Ho Chi Minh y los héroes y guerrilleros del Sur durante su visita al Norte (febrero de 1969). (Foto: Archivo Nacional) 

Mirando hacia atrás, desde cuando Nguyen Ai Quoc escribió una carta a sus compañeros activistas en Francia, despidiéndose de la Unión Colonial y del periódico Le Paria (El Para) para ir a la Unión Soviética (junio de 1923) hasta la Conferencia de Fundación del Partido, durante 93 años de dirección siendo 93 primaveras y 13 congresos, el camino hacia el socialismo siempre fue identificado por el Partido como el “hilo rojo conductor” de la revolución vietnamita. Ese camino logrado fue por la lealtad, la correcta y brillante aplicación del marxismo-leninismo y el pensamiento de Ho Chi Minh en temas fundamentales y estratégicos, entre ellos, la percepción sobre la independencia nacional y el socialismo en las nuevas condiciones del país. Como secretario general del Partido Nguyen Phu Trong señala en su artículo “Algunas cuestiones teóricas y prácticas sobre el socialismo y el camino hacia el socialismo en Vietnam": “La independencia nacional asociada con el socialismo es el lineamiento básico y transversal de la revolución vietnamita, y también el punto clave en el legado ideológico del presidente Ho Chi Minh. Con su rica experiencia práctica combinada con la teoría revolucionaria y científica del marxismo-leninismo, Ho Chi Minh llegó a la profunda conclusión de que solo el socialismo y el comunismo pueden resolver completamente el problema de la independencia nacional, y traer una vida libre, próspera y verdaderamente feliz para todas las personas y para todas las naciones”.

Celebrando el 93.° aniversario de la fundación del Partido, el 100.° aniversario de la partida de Nguyen Ai Quoc de Francia a la patria de la Revolución de Octubre (Rusia), dando bienvenida al Año Nuevo de 2023 (año del Conejo), nos enorgullecemos de tener al gran Presidente Ho Chi Minh - Héroe de la liberación nacional y  figura eminente de la cultura vietnamita y al Partido Comunista de Vietnam, fundado y formado por el mismo que condujo a nuestro pueblo de victoria en victoria, con grandes hazañas en la historia de la nación, y al mismo tiempo, haciendo dignos aportes al movimiento comunista y obrero internacional, por la paz y el progreso de la humanidad.

Año Nuevo del Conejo 2023, el año fundamental para acelerar la implementación de la Resolución del XIII Congreso del Partido con el objetivo y visión de desarrollo nacional para 2025 y 2030, esforzarse por convertirse en un país desarrollado y de altos ingresos para 2045. Por lo cual, todo el Partido y el pueblo debe promover con fuerza la sinergia, el patriotismo, el espíritu nacional, la democracia socialista, los valores culturales y la quintaesencia de los tiempos para ayudar al país a superar todas las dificultades, desafíos, a fin de llevar al país a seguir desarrollarse de forma rápida y sostenible, y establecer nuevas metas. Luchar por un Vietnam próspero, feliz, digno, más grande y hermoso, hombro con hombro con las potencias de los cinco continentes en el camino de la construcción del socialismo, trayendo buena primavera al pueblo, la nación en el proceso histórico hacia la primavera de la humanidad como deseaba Ho Chi Minh hace un siglo./.

PCV (Fuente: tuyengiao.vn)