leftcenterrightdel
 Foto ilustrativa: baosonla.org.vn

La aldea de Bo, que está a unos 5 km del centro de Son La, es el hogar de 5 grupos étnicos diferentes: Thai, Muong, Kinh, Ho Mu y Kho Mong. Es un sitio de visita obligada para todos los turistas deseosos de descubrir las tradiciones culturales. Fue en 2015 que Son La promulgó la Resolución N°20 sobre Desarrollo Turístico Comunitario Local. Se han seleccionado 4 viviendas de las 255 viviendas de la pedanía para acoger al turista. 

Nguyen Tien Quan, un aldeano, recibió un amplio apoyo de las autoridades municipales para inaugurar su albergue en julio de 2017, con motivo del festival cultural Vietnam-Laos organizado en Son La.

“Siendo una de las primeras personas en ingresar a este campo, encontré muchas dificultades. Pero al final, el turismo comunitario ha permitido mejorar los ingresos de mi familia y las condiciones de vida de los habitantes, crear empleos, estimular el consumo de productos agrícolas, desarrollar la economía local y sobre todo hacer que la belleza de nuestra aldea a los turistas vietnamitas y extranjeros”, compartió.

Mientras, situada a unos 3 km del centro de Son La, la aldea de Hum seduce a los visitantes con su pintoresco paisaje natural y su autenticidad. En el lugar, los visitantes pueden sumergirse en la cultura y la vida cotidiana de la etnia Thai, admirar la arquitectura original de sus casas tradicionales y degustar la gastronomía local.

“Son las especias picantes como el jengibre, la hierba de limón, el ajo, el chile y el mac khen las que hacen que la gastronomía de nuestro grupo étnico sea original. Los platos tailandeses son en su mayoría a la parrilla. Deleitamos a nuestros clientes con pollo a la parrilla, pescado a la parrilla y sopas hechas con verduras y frutas de temporada”, dijo Lu Thi Phuc, una cocinera tailandesa.

Los turistas también pueden participar en el trabajo de campo en los campos de arroz y la pesca en el arroyo Nam La. Los más aventureros pueden subir a la montaña para descubrir la cueva de Tham Lieng.

Por su parte, el caserío Mong que se ubica a 5 km del centro de la ciudad cuenta con una fuente de agua termal natural con una temperatura que oscila entre los 36 y 38°C. Hasta la fecha, unas sesenta familias locales ofrecen baños de agua caliente, mientras que otras dos ofrecen habitaciones. 

Los albergues organizan periódicamente espectáculos artísticos en los que se invita a los turistas a aprender diferentes danzas étnicas tradicionales de la mano de los artistas locales. Nguyen Thuong Ngan, fotógrafo y miembro del Hanoi Backpackers Club, elogia el desarrollo del turismo comunitario en Son La.

“Vine por primera vez a Son La hace 10 años y he vuelto muchas veces. Estoy feliz de ver mejorar el nivel de vida de los habitantes gracias al turismo comunitario. La identidad cultural de las minorías étnicas locales se ha mantenido intacta hasta el día de hoy, siguen siendo sencillas y hospitalarias”, dijo.

El turismo comunitario que está en pleno apogeo en el municipio de Son La permite a las minorías étnicas locales conservar y potenciar sus valores culturales tradicionales y a los visitantes disfrutar de momentos de auténtica convivencia.

PCV (Fuente: baosonla.org.vn)