Elisa Fernández Sáenz, representante de país de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de las Mujeres (ONU Mujeres) en Vietnam, expresó su preocupación en una conferencia celebrada en Hanói el 17 de agosto.

La idea se compartió en el evento donde las agencias de las Naciones Unidas, las organizaciones internacionales, las autoridades locales, las empresas y las organizaciones de la sociedad civil (OSC) pidieron iniciativas y cooperación para fortalecer los recursos financieros nacionales para promover la igualdad de género en Vietnam.

La actividad fue realizada conjuntamente por ONU Mujeres en colaboración con el Ministerio de Planificación e Inversiones (MPI) y el Instituto LIGHT para el Desarrollo y la Salud Comunitaria (LIGHT Institute).

Es parte del Programa Conjunto de la ONU sobre el “Apoyo a Vietnam hacia la Estrategia Financiera Integrada 2030 para Acelerar el Logro de los ODS” dirigido por MPI con el apoyo técnico de las agencias de las Naciones Unidas en Vietnam. El programa está financiado por el Fondo ODS.

leftcenterrightdel
 Nguyen Thu Giang, directora adjunta del Instituto LIGHT, en el evento. (Foto: thuenhanuoc.vn)

A lo largo de los años, Vietnam ha obtenido logros significativos en el avance de la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres. Sin embargo, uno de los mayores desafíos que actualmente afectan la implementación de los compromisos de igualdad de género de Vietnam y los ODS ha sido la escasez de recursos financieros.

Para ayudar al país en este campo, ONU Mujeres ha promovido e introducido herramientas para incorporar los temas de igualdad de género en la planificación nacional y las políticas financieras durante la implementación de los ODS para garantizar que los compromisos de igualdad de género se cumplan, enfatizó Elisa Fernández Sáenz.

Aunque la Ley de Presupuesto del Estado revisada de 2015 ha demostrado cambios progresivos al introducir el principio de promover la igualdad de género en el gasto del presupuesto estatal, hasta ahora, la implementación ha enfrentado numerosos desafíos.

Por esa razón, los participantes discutieron el papel de varios actores, incluido el sector privado, las OSC y plantearon las principales dificultades para fortalecer los recursos financieros para la igualdad de género en el país, como la falta de procesos de planificación y presupuestación, escasez de herramientas y lineamientos, comprensión limitada del enfoque de presupuestación sensible al género (GRB), la ausencia de datos desglosados por sexo y la falta de seguimiento y etiquetado de los gastos destinados a la igualdad de género en los estados financieros.

Los participantes también discutieron los roles de los ministerios relevantes como el MPI, el Ministerio de Finanzas, el Ministerio de Trabajo, Inválidos y Asuntos Sociales, las OSC y el sector privado, mientras proponían iniciativas y soluciones para aumentar el financiamiento para la igualdad de género. En particular, lo más destacado es cómo aplicar la presupuestación con perspectiva de género (GRB) y cómo garantizar que las necesidades de mujeres, hombres y otros grupos se tengan plenamente en cuenta durante todo el ciclo presupuestario.

“Todos nosotros, sin importar de qué organización provengamos o dónde vivamos, compartimos el mismo deseo y el mismo objetivo: contribuir a la realización exitosa de la igualdad de género y los objetivos de desarrollo nacional”, dijo Nguyen Thu Giang, directora adjunta del Instituto LIGHT.

Con respecto a la igualdad de género entre los empresarios, la Corporación Financiera Internacional (CFI) dijo que Vietnam enfrenta grandes desafíos en materia de inclusión financiera e igualdad de género. Las mujeres poseen el 21% de las empresas formales en Vietnam y ganan casi lo mismo que las empresas dirigidas por hombres, pero carecen de igualdad de acceso al capital. La brecha de financiamiento para las pequeñas y medianas empresas (MIPYME) dirigidas por mujeres en el país se estima en 6200 millones de dólares. Las barreras incluyen la falta de registros financieros formales, la falta de acceso a garantías y la falta de productos financieros diferenciados para empresas dirigidas por mujeres.

PCV (Fuente: thuenhanuoc.vn)