En enero de 2019, Vietnam aceptó 241, casi el 83%, de las 291 recomendaciones hechas por los países miembros de la ONU en el marco del mecanismo del EPU. Desde entonces hasta ahora, las ha implementado de manera sincrónica y completa.

El Código del Trabajo 2019 del país ahora es compatible con las convenciones sobre derechos humanos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la ONU, a las que se ha adherido Vietnam. La nación indochina también está preparando el expediente para integrarse al Convenio 98 de la OIT sobre el derecho de sindicalización y de negociación colectiva, además de la Convención Internacional de las Naciones Unidas sobre la protección de los derechos de todos los trabajadores migratorios y sus familiares (CRMW). Estos esfuerzos tienen como objetivo mejorar el sistema jurídico nacional y las instituciones para asegurar y promover los derechos humanos, ayudando a Vietnam a acercarse a los estándares internacionales al respecto.

También se ven logros notables en la reducción de la pobreza y la garantía del bienestar social. En el período 2016-2020, la tasa de pobreza de los hogares en Vietnam era solo del 2,75%, mientras que esta cifra en los distritos en situación difícil era de alrededor del 24%, con una reducción interanual del 1,43% y el 5,65%, respectivamente. 

leftcenterrightdel
Taller de consulta internacional sobre el borrador del Informe de la mitad de período sobre la implementación voluntaria de las recomendaciones del tercer ciclo del Examen Periódico Universal (EPU) de Vietnam (Foto: baoquocte.vn) 

El Programa de Objetivo Nacional sobre este asunto para el lapso 2021-2030 se dirige hacia la disminución inclusiva y sostenible de la pobreza multidimensional. En concreto, busca asegurar un nivel de vida mínimo para las personas con escasos recursos económicos, ayudarles a acceder a todos los servicios sociales básicos, evitar que caigan de nuevo en la pobreza una vez que hayan superado dicha situación y prestar mayor atención a las localidades con dificultades. Asimismo, se centra en aumentar la calidad de los recursos humanos, generar empleos e ingresos sustentables, reducir la desigualdad social y garantizar la armonía entre el desarrollo económico y el bienestar social sostenible.

Para seguir implementando las recomendaciones del EPU, recientemente el Ministerio de Trabajo, Inválidos de Guerra y Seguridad Social presentó para la aprobación del primer ministro la Decisión que regula los procesos de identificación de los hogares necesitados, en el umbral de la pobreza y con un nivel de vida medio para el período 2021-2025. Además, la cartera está estudiando la modificación y agregación de políticas a favor de la reducción de la pobreza multidimensional, sobre todo las relacionadas con el empleo, la salud, la educación y la vivienda, así como el acceso al agua potable, la sanidad y la información.

En materia de promoción de la igualdad de género, el 28 de diciembre de 2020, el Gobierno ratificó el programa de fortalecimiento de la participación equitativa de las mujeres en puestos de gestión en los niveles de formulación de políticas para el decenio 2021-2030. Esta decisión tiene como finalidad impulsar el potencial y la creatividad de las féminas, así como empoderarlas.

El 3 de marzo de 2021, el Ejecutivo emitió la Decisión 28/NQ-CP sobre la Estrategia Nacional de Igualdad de Género para el período 2021-2030, con el objetivo de reducir aún más la brecha de género, crear oportunidades de desarrollo tanto para las mujeres como para los hombres en todos los ámbitos de la vida social en contribución al progreso sostenible del país, además brindarles iguales beneficios.

Paralelamente, sigue estudiando y revisando la Ley de Igualdad de Género para mejorar el sistema jurídico sobre este asunto.

La implementación de recomendaciones en el marco del mecanismo del EPU se refleja en el Documento del XIII Congreso Nacional del Partido Comunista de Vietnam. Esto evidencia los compromisos y esfuerzos constantes del país en la protección de los derechos humanos, especialmente de los grupos vulnerables en el contexto difícil causado por la pandemia de covid-19. Además, las acciones al respecto tomadas en los últimos tiempos demuestran el humanismo en las decisiones del Partido y del Estado de Vietnam con el objetivo de “no dejar a nadie atrás”.

VOV