leftcenterrightdel
 La empresaria Le Thi Thuy Nhan, residente en la aldea 1, de la comuna de Tan Long, del distrito Yen Son de ka provincia norteña de Tuyen Quang, se dedica a la cría y comercialización de razas porcinas. (Foto: VNA)

Para poder pilotar el barco comercial frente a todas las tormentas hasta superar los impactos negativos de la pandemia, las empresas propiedad de mujeres deben trabajar más duro y soportar muchas más cargas en el actual contexto.

En esta senda, la adaptación a cada coyuntura reviste un significado trascendental para que las empresarias emprendedoras mantengan la operación de sus compañías y contribuir a los esfuerzos comunes para solucionar los problemas críticos de la sociedad.  

Como dirigente que presidió y realizó muchos estudios científicos sobre la igualdad de género, incluido un informe sobre el "Entorno empresarial en Vietnam: Perspectivas de las empresas propiedad de mujeres”, Dau Anh Tuan, jefe del Departamento Legal de la Cámara de Comercio e Industria de Vietnam destacó la importancia de la promoción del espíritu empresarial de las mujeres considerándola como una tarea prioritaria.

Para cumplir esta labor, Anh Tuan propuso centrarse no solo en las féminas, sino también en los planificadores de políticas y en toda la sociedad. Es necesario desarrollar asociaciones de empresarias y otras que operen a favor del emprendimiento empresarial del sector femenino para proteger sus intereses, criticar para perfeccionar las políticas públicas pertinentes, promover la cooperación y fortalecer las relaciones de las negociantes con la comunidad empresarial.

El funcionario sugirió incentivar a las mujeres a integrarse a organizaciones y grupo de compañías junto con otras formas de asociación para que fortalezcan sus negocios y sus propias capacidades de gestión.

Según Anh Tuan, las localidades deberían tener políticas para apoyar a las empresas propiedad de mujeres para que tengan un acceso más fácil y conveniente al crédito; impulsar los vínculos entre empresarias y organizaciones financieras para apoyar el progreso del sector femenino.

También instó a eliminar las glorificaciones que causan los estereotipos de género. Asimismo, destacó la necesidad de elaborar una estrategia para desarrollar empresas propiedad de mujeres con prioridades específicas y medidas de implementación con la participación de toda la sociedad.

Pese a dichas insuficiencias, las empresarias vietnamitas perseveran en su senda para continuar progresando. Cuando los bancos comerciales comprendan mejor el potencial del mercado existente, así como las dificultades de las pequeñas y medianas empresas propiedad de mujeres, pueden desarrollar estrategias y paquetes de servicios para responder mejor a las necesidades financieras de estas personas valientes.

PCV (Fuente: VNA)