En esta senda, Nguyen Duc Tuan fundó en septiembre de 2020 su empresa especializada en el procesamiento y la conservación de frutas y verduras destinadas a la exportación. Los cinco hornos de leña más modernos que compró para secar longans funcionan a toda velocidad. A esto se le llama “una inversión rentable”, porque en los mercados exigentes como Rusia y Taiwán (China), el longan deshidratado es un producto favorito de los consumidores locales.

leftcenterrightdel
El proceso de separar las semillas de longan de la fruta. (Foto: VOV) 

“Debido a la crisis sanitaria, la fruta fresca es difícil de vender, de ahí la idea de centrarse en el secado y por tanto en el almacenamiento. Y la demanda está ahí en el mercado nacional, pero también en el exterior, especialmente los países del Sudeste Asiático y otros mercados exigentes”, informó Duc Tuan.

Su taller de procesamiento de frutas y verduras tiene una superficie de ocho mil metros cuadrados y un moderno equipamiento para pelar, secar y envasar. Las normas sanitarias requieren a todos los empleados que lleven de forma obligatoria traje protector, guantes y mascarillas para garantizar la higiene de los alimentos y prevenir un posible resurgimiento epidemiológico.

Según Phan Thi Hanh, una trabajadora de la compañía, su familia tiene una hectárea cultivada de árboles de longan, pero en este momento no puede vender la fruta fresca. Sin embargo, la empresa le compra sus productos y al mismo tiempo le ofrece un trabajo bastante bien pagado. “Eso me permite garantizar la vida de mi familia”, dijo Thi Hanh.

leftcenterrightdel
El proceso de secado del longan asegura las condiciones de higiene y seguridad de alimentos. (Foto: VOV) 

Hasta el momento, el taller de Nguyen Duc Tuan ha logrado comprar tres mil toneladas de fruta a varios pequeños productores. Actualmente, emplea a treinta y cinco trabajadores permanentes y alrededor de 100 temporales, incluida Nguyen Thi Hong, que está muy feliz de haber encontrado este empleo a la espera de que lleguen días mejores.

“Trabajo en esta empresa desde hace dos años. Con un salario de entre 280 000 y 300 000 dongs por día, puedo ayudar a mi familia a superar este período difícil”, informó.

Para los empleados, un salario mensual de casi siete millones de dongs (casi 310 dólares) es suficiente para que satisfagan sus necesidades básicas diarias durante esta pandemia. En cuanto a la empresa, ha exportado con éxito casi 200 toneladas de longan fresco y 100 toneladas de esta fruta desecada al mercado chino con un precio de venta de 130 mil a 140 mil dongs (de 5,74 a 6,18 dólares) por kilo.

Cabe destacar que la inversión en el procesamiento y la conservación de frutas y verduras ha contribuido a elevar el valor agregado del producto. Mientras, los actores del sector (empresas, cooperativas y agricultores) han podido mantenerse conectados, evitando así la ruptura de las cadenas de producción, suministro, transporte y circulación de productos agrícolas en este contexto epidémico sin precedentes.

PCV (Fuente: VOV)