Todos los días, los niños de la aldea de Krue, perteneciente al distrito de Krong Pak se reúnen en el área de motricidad frente a la fachada de la escuela primaria Phan Boi Chau. Se desahogan con toboganes, mecedoras, barras de equilibrio y otros aparatos. La alegría se percibe en sus rostros. La pequeña Le Tran Linh Chi de la etnia Tay realmente ha encontrado un nuevo patio de recreo, y está radiante. Confesó: “Gracias, de verdad, a todos los tíos y tatas que nos han construido este espacio de motricidad. ¡Este lugar es realmente genial! ¡Nos lo estamos pasando genial!”

leftcenterrightdel
 Niños pertenecientes a las minorías étnicas disfrutando al aire libre en la provincia de Dak Lak. (Foto: VOV)

Para Vi Y Quyen del grupo étnico Ede, que está en quinto grado, este espacio de motricidad se ha convertido en un lugar de diversión, particularmente después de horas de estudio en la escuela.

“¡Es verdaderamente un regalo para nosotros! ¡Prometo trabajar duro para honrar a las personas que nos dieron este gran obsequio!”

En la actualidad, la escuela primaria Phan Boi Chau tiene cinco clases con un total de cien alumnos, todos pertenecientes a minorías étnicas. Tran Hai Duong, director de este centro docente, está encantado de ver a sus alumnos beneficiarse de un espacio agradable y seguro, propicio para su desarrollo físico. “La instalación de esta área de motricidad ha tenido el efecto de incentivar a los menores étnicos a ir más a la escuela y a trabajar mejor. En cuanto al mantenimiento, los miembros de la Unión de Jóvenes Comunistas Ho Chi Minh nos ayudan a preservarla de la mejor manera posible”.

La construcción de este espacio de motricidad tuvo un costo de 30 millones de dongs (1313 dólares) que fueron recaudados por los miembros de BMT, un grupo que opera de manera voluntaria, y del cual Le Nhu Huyen Tram, quien está a cargo, quiso ofrecer un ambiente óptimo para los niños de las zonas más desfavorecidas de la provincia. Huyen Tram agregó que este es un proyecto a largo plazo y se seguirá implementando en un futuro próximo con numerosas actividades interesantes, tales como entrega de obsequios, necesidades, ropas o útiles escolares para niños con menos recursos económicos. Informó: “En 2022, seguiremos llamando a la recaudación de benefactores y la aportación de los miembros de nuestro club, para poder instalar otros 10 espacios del mismo tipo en otros pueblos desfavorecidos de la provincia”.

Hasta la fecha, gracias a voluntarios y donantes, la provincia de Dak Lak cuenta con cerca de 200 espacios de este tipo con un valor total de 10 000 millones de dongs (438 000 dólares). Además, los niños que viven en las zonas intrincadas y montañosas, también han recibido de estas fuentes ropa de abrigo y útiles escolares.


PCV (Fuente: VOV)