Schubert in a Mug: la música clásica más cerca del público

Lunes, 04/12/2023 17:06
La llamada música clásica, a menudo considerada elitista, ha estado asociada durante mucho tiempo a la imagen de grandes teatros con suntuosas lámparas de araña y asientos de terciopelo rojo. La Ópera Estatal de Viena, el Royal Albert Hall de Londres y el Teatro de la Ópera de Hanói son algunos ejemplos. Pero ahora hay lugares en la capital vietnamita donde los amantes de la música pueden escucharla mientras disfrutan de una taza de té o café.

Belleza cultural de la etnia Mang en Lai Chau

Delicias rurales en la antigua aldea de Duong Lam

Exhiben documentos de la dinastía Nguyen en Hanoi

El tambor de bronce Dong Son muestra la fuerte vitalidad de la cultura vietnamita

leftcenterrightdel
 El violonchelista Phan Do Phuc y dos artistas taiwaneses: Liao Hsin-Chiao al piano y Min Yen Chien al violín durante el 30.º Concierto de SiaM titulado "Viaje sin equipaje". (Foto: SiaM)

Con las dos piezas para violín y piano de la compositora francesa Lili Boulanger comenzó el último Schubert in a Mug (SiaM) o Schubert en una taza en una cafetería de Hanói. Este es un proyecto iniciado por el violonchelista Phan Do Phuc con el objetivo de hacer la música clásica más accesible.

El artista dijo lo siguiente: “Todo lo que quiero es tocar para alguien. Al final, prefiero una audiencia de cuatro o cinco personas que realmente vienen a escuchar, en lugar de tocar en una sala grande. Así llegué a esta fórmula café-concierto, reuniendo en torno a este proyecto a algunos amigos que también querían sacar la música clásica de su marco habitual y encontrarse con el público. En este sentido, nació el proyecto SiaM en agosto de 2020”.

Pero, ¿a qué se debe esta referencia a Franz Peter Schubert? Sin duda porque en vida (1797-1828) el compositor austriaco organizó las “schubertíadas” (nombre que se le puso a partir del año 1821 a las reuniones de Franz Schubert con sus amigos), que consistían en encuentros musicales privados y amistosos. En este sentido, Phan Do Phuc intentó adaptar dichos eventos musicales al estilo vietnamita.

“Schubert era un artista que rara vez actuaba en grandes salas de conciertos. Invitaba a menudo a amigos a su casa con los que tocaba música de cámara, con toda sencillez, de manera relajada, especialmente cuando presentaba sus nuevas obras”, informó Do Phuc.  

Schubert representa la música clásica; la taza simboliza la taza de café. Schubert en una taza son los dos combinados. El proyecto, lanzado en 2020, consiste en conciertos en donde los artistas y el público discuten alegremente y en completa relajación: enteramente en el espíritu de Schubert. Para sus conciertos de otro género, Phan Do Phuc reunió al pianista Hoang Ho Thu, al oboísta Hoang Manh Lam, al pianista taiwanés Liao Hsin-Chiao, al violinista Hoang Ho Khanh Van y al clarinetista Tran Khanh Quang.

Sin ninguna pompa, los artistas interpretan piezas del repertorio para un público que simplemente ha venido a compartir un pequeño momento de convivencia en torno a la música. Trưong Nu Hoang Giang, por ejemplo, es una miembro habitual.

“Escucho mucha música clásica, pero en general piezas muy conocidas como la Sonata a la luz de la luna o En un mercado persa. Lo que me gusta de estos conciertos es que siempre hay una pequeña palabra introductoria que te ayuda a entender mejor. ¡Es un poco como venir a recibir una lección de música, pero sin que sea nada académico!”, dijo Giang.

leftcenterrightdel
 SiaM está en la lista de nominaciones a los Hanoi Grapevine Best Awards 2020 y 2021-2022. En 2020 tuvo el honor de ser elegido proyecto significativo del año. (Foto: SiaM)

Ya son una treintena de Schubert en una taza, en lugares tan diversos y variados como cafés, salones de té, el Centro de Arte Contemporáneo Vincom, el Instituto Goethe y el Centro Cultural del Casco Antiguo de Hanói. Incluso hubo conciertos online durante el distanciamiento social debido a la pandemia de covid-19.

Después de cada concierto, los espectadores están invitados a expresar sus impresiones e incluso hacer preguntas a los artistas. Koos Neefjes, un espectador neerlandés, dijo lo siguiente:  “Aprecio la forma en que los artistas presentan las obras que realizan y siento mucho compromiso por parte de ellos. De esa manera la audiencia puede entender un poco de lo que está escuchando, no es algo abstracto como cuando escuchas música en casa o en una gran sala de conciertos”.

Ya son cuatro temporadas y quizás pronto músicos extranjeros prestigiosos se unirán a estos eventos “Schubert en una taza”. Quizás se ofrezcan también conciertos gratuitos fuera de Hanói, especialmente en regiones remotas, donde la música clásica es, por el momento, completamente inaccesible. 
VOV

Noticias relacionadas

COMENTARIOS
Nombre y apellido
Correo electrónico
Comentarios

/

Autenticación de seguridad