leftcenterrightdel
 El artesano Dang Van Hau en el stand de exposición de “Tò He” en la calle peatonal aledaña a Ho Guom (Lago de Espada Restituida). 

Dang Van Hau nació en una familia con muchas generaciones apegadas a la artesanía tradicional de hacer “Tò he” en Xuan La. Por lo tanto, desde pequeño estuvo en contacto con animales de harina. En el ejercicio de su profesión recibió numerosos premios importantes de ferias comerciales para aldeas de oficio tradicional. En 2014, el Comité Popular de Hanói y el Servicio de Industria y Comercio municipal le otorgaron el título de “Artesano de Hanói” y se convirtió en uno de los artesanos más jóvenes de la ciudad capital. Sin embargo, en el camino de preservación del oficio tradicional ha encontrado muchas dificultades.

Al darse cuenta de las limitaciones de los materiales que hacen que los animales de harina sean fáciles de enmohecerse, así como de la introducción de culturas extranjeras, que hacen que los productos "Tò he" sigan los gustos ajenos y pierdan su forma y las técnicas de moldeo tradicionales, Hau ha decidido investigar un nuevo tipo de harina que puede conservarse durante años y recuperar la técnica tradicional de elaboración de figuritas legada por sus padres.

El joven dejó saber: “Hay tres tipos de animales que restauré, que son la cigüeña de Phu Xuyen, figurita original del ‘Tò He’, y las de Dong Xuan y Pho Khach. Estas tres tienen sus propias técnicas y sobre esta base creamos productos más singulares. Nuestro objetivo principal siempre es elaborar obras típicas del folclore vietnamita en lugar de productos como los superhéroes y la princesa Elsa, que son historias extranjeras importadas. Si seguimos esa tendencia, perderemos nuestras propias características, valores culturales e históricos de Vietnam”.

Desde entonces, con una creatividad incesante, Hau ha lanzado muchas obras únicas y con altas características técnicas y artísticas, como unicornio, león y pez de colores y el conjunto de seis ganados y reproductores en Hue. El joven no sólo concreta la promoción de “To he” en la aldea donde vive, sino también lo hace llevando productos innovadores a centros turísticos, ferias artesanales, programas de entrevistas... en muchas provincias y ciudades de todo el país. Recientemente, en la feria de artes y oficios realizada en la calle de Hang Buom (Hanói), por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura en Vietnam (UNESCO Viet Nam) y miembro del Programa de las Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos en Vietnam (ONU-Hábitat Vietnam), el stand “To he” de Vietnam que exhibía figuritas de animales de harina creadas por el artesano Dang Van Hau recibió el cariño de muchas personas.

He aquí algunos comentarios de los visitantes:

“Nunca había visto productos tan únicos con formas llamativas. Tanto las características populares como la alta estética, desde animales hasta frutas, se hacen meticulosamente con formas y colores vivos. Elegirlos como regalos para amigos y familiares, especialmente los extranjeros, será muy razonable, lo que ayuda también a promover la cultura de Vietnam”.

“En el stand de ‘Tò he’ mi producto favorito es la bandeja de cinco tipos de frutas y de flores. Aunque es pequeña, es muy delicada y fragante también. Ahora sigue siendo la misma calidad de harina que antes, pero endurecida para una conservación más prolongada, además de tener más variedades. Compraré una bandeja de cinco tipos de frutas o flores para exhibir en la vitrina”.

leftcenterrightdel
 Productos de “Tò He” creados por Dang Van Hau.  

Consciente de la influencia de las obras creadas por el artesano Dang Van Hau al servicio de la preservación y el enriquecimiento del folclore vietnamita, Tran Thi Ngoc Han, oficial de proyectos de UNESCO Vietnam, evaluó: “To he sigue siendo un juguete popular hecho de materiales tradicionales, pero con la creatividad y un nuevo enfoque del artesano Dang Van Hau ahora se han adaptado a la vida moderna. Esos productos duran más y los colores son brillantes, por lo que tanto niños como adultos, a nivel nacional e internacional, pueden conservar los juguetes durante mucho tiempo, hasta por 3 años. Actualmente, Van Hau se concentra en crear un kit para elaborar el ‘Tò he’. Es un conjunto que sirve para crear un producto de este tipo y, por lo tanto, estimular la creatividad de los jugadores, especialmente los niños”.

Antes, los productos ‘Tò he” costaban normalmente solo 20 o 30 mil dongs (de 0,84 a 1,27 dólares), ahora, con la sofisticación y complejidad de cada figurita, algunos elaborados por el artesano Dang Van Hau se estiman en cerca de 500 mil dongs (más de 21,2 dólares), sin contar varios conjuntos cuyo precio superó un millón de dongs (más de 43 dólares) como los Cuatro Espíritus, los Tres Leones y los Cinco Tigres. Mantener la llama del amor por la profesión es difícil, aumentar el valor de un producto popular en la vida moderna es más difícil todavía. El joven artesano Dang Van Hau ha dado los primeros pasos en esa senda, aunque la historia de elevar el valor de “To he” de Vietnam seguirá siendo un camino largo y desafiante. Sin embargo, para aquellos que aman este oficio tal vez este camino no tenga fin.
Fuente: VOV