leftcenterrightdel
 

Esta comida de fácil elaboración permanece en la mente de generaciones de vietnamitas como un fruto de la quintaesencia de la cocina tradicional de los capitalinos.

Según dijo la vendedora Nguyen Thi Hong Luyen: “Para tener un sabor auténtico, primero se deben elegir los camarones frescos y grandes, con un color rosado. La base se prepara con harina de rosa, ácido cítrico y huevos”.

“También dependerá de la temperatura de cocción y el aceite, los cuales le darán una mejor textura y color sin tener que usar colorante”.

La delicia de la torta se debe a la habilidad de la persona que la hace. El camarón tiene que ser fresco para ofrecer una sensación de firmeza y dulzura.

También compartió Hong Luyen: “Un delicioso pastel debe tener el aroma de la harina y el camarón fresco. Necesita ser servido con lechuga, junto con salsa agridulce y picante”.

“El fuego es un factor importante para que el pastel adquiera una textura crujiente. Después de freírlo una vez, debo cortarlo en dos partes y freírlo de nuevo. Así será más crujiente y delicioso”.

Los pasteles de camarones, con un sabor aromático, se vuelven aún más atractivos al combinarse con una salsa hecha con chile, ajo, azúcar y papaya verde, acompañada de lechuga.

Se recomienda consumirlos calientes para disfrutar de la corteza crujiente y la delicia de los camarones.

“Aromático, crujiente y rico, junto con el camarón fresco, suficiente para ser apetitoso”, de acuerdo con una cliente después de disfrutar el plato.

Dijo otra cliente: “El pastel de aquí es crujiente y los camarones son frescos. Ningún pastel de camarón es tan delicioso como el del lago del Oeste”.

Hoy en día, se vende en muchos lugares, pero el pastel del lago del Oeste sigue siendo el más popular para los turistas nacionales y extranjeros que desean degustar un plato especial de Hanói.

PCV (Fuente: periódico Nhan Dan)