Al igual que las obras jemeres del mismo tipo, la pagoda Chroi Tansa consta de muchas habitaciones: puerta de entrada, santuario principal, habitaciones de los monjes, salón de fiestas, aulas y estupa. Cada obra muestra sus propios valores arqutectónicos y espirituales.

leftcenterrightdel
 El santuario principal de la pagoda Chroi Tansa. (Foto: VOV5)

Los patrones de decoración y las estatuas son bastante detallados. Este verdadero remanso de paz y serenidad se extiende a lo largo de 22 mil metros cuadrados y alberga muchos árboles centenarios, creando así un ambiente fresco y tranquilo. El venerable Giang So Thanh, administrador de la pagoda Chroi Tansa dijo: “Nuestra pagoda ha sido reconocida por el Estado como una reliquia histórica revolucionaria. Hoy conservamos un gran número de valiosas antigüedades. Estamos comprometidos a preservar la cultura jemer, incluidas las danzas tradicionales. Durante los tres meses de vacaciones de verano, abrimos cursos para enseñar a las generaciones más jóvenes a escribir nuestro dialecto. Este año, ofrecimos 12 clases para más de 200 estudiantes”.

Este monumento se construyó en 1847 gracias a las donaciones aportadas por los budistas de la aldea de Bai Xao Giua quienes cedieron terrenos para la construcción de la obra. Thach Khmao es su primer abad. La pagoda ha sido preservada con varios proyectos de ampliación y restauración. Hoy en día, este lugar sagrado es un centro de actividades religiosas y culturales, así como festivales tradicionales de la comunidad jemer que reside en la comuna de Kim Son. Thach Hon, miembro del Comité de gestión de este santuario agregó: “Cada año, se organiza la ceremonia de lavado de la estatua de Buda en el santuario principal, así como festivales como Chol Chnam Thmay (Año Nuevo). Alrededor de los días 8, 15, 23 y 30 de cada mes según el calendario lunar, los lugareños acuden a la pagoda para ofrecer inciensos y rezar. Llamamos a los habitantes a vivir con virtud, a trabajar diligentemente, a cultivarse y a ayudar a los desfavorecidos”.

leftcenterrightdel
Se llevan a cabo programas de arte tradicional en el monumento. (Foto: VOV5) 

Durante las resistencias contra el colonialismo francés y el imperialismo estadounidense, la pagoda fue el área que escondió a los cuadros revolucionarios. Se cavaron varios túneles secretos en su jardín. Las reuniones destinadas a popularizar los lineamientos y políticas del Partido Comunista de Vietnam se organizaron dentro del lugar.  Kien Sa Rinh, subjefe del Comité de gestión de Chroi Tansa comentó: “Anteriormente, invitamos a Acha Lovis Sarath, un jemer de origen camboyano, a venir aquí a enseñar en nuestra pagoda. Decidió participar en la resistencia por la liberación de Vietnam movilizando a los budistas locales para que se comprometieran con la revolución. Muchos jóvenes han seguido el camino trazado por Acha Lovis Sarath y se han convertido en cuadros revolucionarios ilustres. Nuestra pagoda ha albergado a Tam Xuan, Duong Sam Bo y Maha Son Thong. En ese momento, también nos alojamos en 300 familias budistas”.

Este lugar sagrado ayuda a las generaciones más jóvenes a recordar las tradiciones revolucionarias del pueblo vietnamita. El 29 de agosto de 2012, la pagoda Chroi Tansa fue reconocida por el Comité Popular de Tra Vinh como reliquia histórica provincial.

VOV