leftcenterrightdel
 Niños sentados en escombros de una casa después de un terremoto ocurrido en el distrito de Spera de la ciudad de Khost, Afganistán, el 22 de junio de 2022. (Foto: CNN)

El día del incidente, el secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, instó a la comunidad internacional a ayudar a cientos de familias afectadas. La Organización Mundial de la Salud (OMS) y varias organizaciones no gubernamentales están desplegando equipos médicos móviles con medicinas y dispositivos en las provincias de Paktika y Khost, en el este de Afganistán, así como movilizando suministros médicos adicionales. Las Naciones Unidas han enviado alrededor de 10 toneladas de equipos médicos necesarios al país.

Mientras, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) ha desplegado al menos 12 grupos de trabajadores de la salud en el distrito de Giyan, el más afectado por el terremoto, junto con varios equipos médicos y de nutrición móviles al distrito de Barmal de Paktika y al distrito de Spera de Khost.

Entretanto, según los trabajadores humanitarios de la ONU, el gobierno talibán está tratando de iniciar un trabajo de búsqueda y rescate de las víctimas, pero el clima desfavorable (fuertes lluvias y vientos) está obstaculizando este esfuerzo.

Por su parte, el 22 de junio, Irán envió dos aviones con ayuda a Afganistán. El mismo día, la Oficina del Primer Ministro de Pakistán también anunció el envío de ayuda humanitaria a ese país del suroeste de Asia, compuesta por mantas, tiendas de campaña y medicinas.

A su vez, el asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Jake Sullivan, informó que el presidente de esa nación norteamericana, Joe Biden, está monitoreando la situación y ha ordenado a la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y a sus socios que brinden asistencia a las regiones más afectadas.

Mientras, la Unión Europea anunció su disposición a coordinar y ofrecer asistencia de emergencia a las personas afectadas.

PCV