leftcenterrightdel
 La reliquia de la prisión de Hoa Lo, una arquitectura típica francesa en Hanoó. (Foto: Huu Huy)

Su arquitectura, particularmente en Hanói, sigue siendo la principal contribución de Francia a Vietnam.

“¿Cómo sería la ciudad sin su arquitectura francesa?” se preguntaba Chris Godley, un turista australiano, cuando estuvo en Hanói.

Muchas de las antiguas villas francesas ya no son lugares de vivienda, especialmente las del casco antiguo. "Vale la pena caminar para echar un vistazo a los edificios, muchos de los cuales se han convertido en restaurantes extraordinariamente hermosos y oficinas brillantes".

Chris tiene razón. Mientras que Ciudad Ho Chi Minh era considerada “La Perla de Oriente”, atrayendo visitantes con su densa y apresurada dinámica Hanói, por el contrario, es atractiva gracias a su encantadora y única arquitectura.

La mezcla entre la arquitectura francesa con un toque de diseño oriental ha dado un estilo propio a los edificios antiguos de Hanói, tanto antiguos como modernos, que se espera que existan para siempre.

leftcenterrightdel
 Una antigua villa francesa en la calle Trang Thi, distrito de Hoan Kiem, Hanói. (Foto: Loi Pham)

El sorprendente legado de los franceses en Hanói

La historia de la arquitectura francesa en Hanói comenzó a fines del siglo XIX cuando los invasores franceses ocuparon la ciudad.

Los arquitectos franceses comenzaron a influir en el paisaje urbano de Hanói en 1893, cuando la tropa colonialista francesa dirigida por Henri Rivière (1827-1883), un comandante naval, tomó la ciudadela de Thang Long por segunda vez.

Henri Rivière ordenó que se demolieran las puertas de la ciudadela, que se derribaran algunas secciones de los muros mientras se reparaba el Palacio Kinh Thien para albergar al Alto Mando de la fuerza invasora.

Un año después, los ingenieros del ejército francés construyeron una carretera que unía la ciudadela con la concesión francesa. Los franceses establecieron un plan para construir una catedral y las primeras residencias coloniales al sur de la ciudad, junto a la urbanización del área que rodea el lago Hoan Kiem (Espada Restituida).

Más tarde, comenzaron a construir cuarteles militares dentro de la ciudadela, donde una vez hubo edificios reales y de los mandarines. La Sección de Obras Públicas de Francia del Servicio Civil comenzó sus primeros proyectos de construcción a gran escala con la llegada de los primeros gobernadores franceses a principios del siglo XX.

Estos proyectos cambiaron el paisaje de Hanói. Un amplio bulevar, Rue Paul Bert (ahora la calle de Trang Tien), expandió el Barrio Francés hacia el este en terrenos ganados a estanques entre el lago Hoan Kiem y el río Rojo. La construcción continuó con la creación de tres bulevares más: Rollandes (ahora Hai Ba Trung), Carreau (ahora Ly Thuong Kiet) y Gambetta (ahora Tran Hung Dao).

leftcenterrightdel
 La antigua villa francesa en el número 8 de la calle Chan Cam, distrito de Hoan Kiem, Hanói. (Foto: Loi Pham)

Donde Oriente se encuentra con Occidente

En ningún otro lugar del sudeste asiático, excepto en Hanói, la mezcla cultural entre Oriente y Occidente parece ser tan evidente, especialmente en su arquitectura. Entre 1880 y 1890, el racionalismo occidental mezclado con la filosofía oriental creó una cultura híbrida en la que la arquitectura de Hanói presagió a la indochina de la escuela de arquitectura de la década de 1930.

En la segunda etapa de la urbanización de Hanói, los edificios públicos ya no estaban dispersos por toda la ciudad, sino que se agruparon en un barrio, formando el centro administrativo de Indochina.

Confiado en la solidez y la tendencia decorativa de la arquitectura neoclásica, Auguste - Henri Vildieu (1847-1926), arquitecto que trabajaba para el régimen colonial, decidió llamar la atención de las masas vietnamitas.

Entre 1892 y 1906, Vildieu diseñó la oficina de correos (1 Le Thach, terminada en 1896), el cuartel general de la división del ejército francés (28 Ly Nam De, terminada en 1897) y la prisión de Hoa Lo (conocida en todo el mundo como el "Hanói Hilton ” e inaugurado en 1899).

Incluso diseñó edificios más grandiosos después de 1900, incluida la Corte Suprema (48 Ly Thuong Kiet, 1900-1906), el Palacio del Gobernador General francés (Hung Vuong Street, 1901-1906) y la Residencia del superior residente francés de Tonkin (12 Ngo Quyen, terminado en 1911).

En una docena de años, los arquitectos franceses habían construido más de cien villas que combinaban un racionalismo aislado y con composiciones más libres. Integraron en los voladizos de su diseño escaleras cubiertas, fachadas curvas, techos escalonados y ventanas circulares y también usaron yeso y pintura ornamental de inspiración asiática en los exteriores. Al hacerlo, crearon un barrio moderno y cambiaron el aspecto de Hanói.

leftcenterrightdel

 Otra impresionante arquitectura colonial francesa en la calle Giao, distrito de Hai Ba Trung, Hanói. (Foto: Huu Huy)

Testigo vivo de la historia

La construcción colonial alcanzó su apogeo con la Ópera de Hanói, un palacio neoclásico que lastimó el presupuesto francés durante más de una década.

Se dice que tiene el mismo estilo arquitectónico que el Teatro de la Ópera de Francia y que se construyó casi trescientos años después del original. Evita los detalles arquitectónicos superfluos, lo que lo hace más magnífico y atractivo. En el interior hay un escenario y áreas de descanso con dos palcos privados para autoridades en el segundo piso. Es el mejor lugar de Vietnam para disfrutar de la ópera clásica.

El cercano Hotel Metropole Hanói fue construido en 1901. Siendo el único hotel colonial en Hanói, el Metropole destacaba de una manera particular. El hotel centenario ofrecía cosas diferentes: una sofisticación refinada de la época frente a un deslumbrante descaro contemporáneo, un aura antigua frente a una eficiencia ultramoderna y una dosis nostálgica del pasado frente a una visión idealizada del futuro.

Los huéspedes pueden decidir por sí mismos qué experiencia de hotel prefieren, pero a juzgar por la larga popularidad del Metropole, muchos prefieren su elegancia de principios de siglo y su ambiente histórico.

En el pasado, se hizo conocido por ser el mejor hotel de la Indochina francesa, la región del sudeste asiático que incluye a los actuales Camboya, Laos y Vietnam.

leftcenterrightdel
 Un rastro de la arquitectura colonial francesa en Van Kiep Alley, calle Tran Hung Dao, distrito de Hoan Kiem, Hanói. (Foto: Huu Huy)

La arquitectura francesa sigue siendo hermosa y representa el estilo arquitectónico de la época. En una rápida visita, la gente puede ir a la antigua casa en 86 Hang Bac Street.

Construida en la década de 1900, la casa conserva la elegancia de su estilo neoclásico. Se la conocía como 'Maison Rouge' ya que estaba pintada de rojo, el color de la suerte. Paneles a dos caras perfectamente equilibrados cubren la entrada central.

Incluso la adición de medio piso y los cables que cubren el frente no manchan a la gran dama. El glamour y la intriga todavía se pueden sentir al asomarse al pasillo para ver la puerta bellamente tallada y el techo original.

El residente original de 86 Hang Bac, Pham Chan Hung, era dueño de una joyería y construyó su primera casa en 1923, reconstruyendo parte de ella en la década de 1930. Hoy en día, muchas familias, desplazadas durante la guerra y con espacio asignado después de la victoria en Dien Bien Phu en 1954, viven en pequeños apartamentos tipo estudio que alguna vez fueron los comedores, las salas de estar y los jardines de la casa.

Las autoridades de Hanói lo han designado edificio histórico y se tomarán precauciones para protegerlo de la bola de demolición. Mientras espera ver cuánto más puede hacer Hanói con su insustituible patrimonio, aquí tiene un consejo: visite tantos lugares de arquitectura francesa como pueda, antes de que se vuelvan irreconocibles.

PCV